CASABLANCA

CASABLANCA
FOTO DE GONZALO MONTÓN MUÑOZ

miércoles, 11 de enero de 2017

CHARLA-PROYECCIÓN EN LA CAI: LOS AMANTES DE TERUEL EN EL CINE


No es frecuente que las grandes obras de la literatura encuentren una buena adaptación y den lugar a una gran película, es una ironía, pero es así, por regla general, las mejores películas se han basado en títulos de segundo nivel, en ocasiones, incluso, de escaso valor literario, mientras que las grandes novelas u obras teatrales rara vez han dado lugar a una película destacable, resultando casi por norma decepcionantes, pensemos, por citar solo algunas, en los grandes clásicos, La IlíadaLa Divina Comedia, en el mismo Don Quijote de la Mancha, con adaptaciones mediocres o épicos fracasos, o la historia con la que guarda cierto parentesco, Romeo y Julieta, entre otras muchas. No es el caso de la historia de los Amantes de Teruel, que si bien es cierto ha tenido escaso eco en el cine, sí cuenta con una película excepcional, la del realizador belga Raymond Rouleau, 

digna de figurar en la historia del cine, dentro de sus mejores musicales, pero, por desgracia, determinadas circunstancias y su apuesta por un cine-poesía, surrealista en el sentido primigenio de Buñuel, hicieron que pasara bastante desapercibida en su momento. A nuestro juicio merecería ser rescatada de su olvido y resaltar sus muchos valores con un estudio pormenorizado de los mismos. De todo esto y mucho más hablaremos el próximo jueves, a las 20 horas en el salón de la CAI. Me gustaría que fuera una charla-coloquio con proyecciones: se verán y analizarán fragmentos de Luna de Miel, Les Amants de Teruel y Nuestros Amantes. Estaríamos encantados de contar con vuestra presencia. Os esperamos.  
Comienzo de la película Luna de miel, con el popular leit motiv, que aquí interpreta Marino Marini, y popularizó Gloria Lasso poco después.



lunes, 2 de enero de 2017

NICANOR VILLALTA PELICULERO (IX)



Juguetes rotos


   Nicanor Villalta fue uno de los “Juguetes rotos” que retrató Manolo Summers en la película documental del mismo nombre, estrenada el 1 de enero de 1966. El guión del periodista Tico Medina pretendía retratar el difícil presente de varios ídolos en sus respectivas disciplinas –boxeo, fútbol, el mundo del espectáculo, toreo-, que en otras épocas fueron muy populares y que en ese momento habían caído en el olvido. 

Era el caso de nuestro paisano, quien a sus 68 años -como el mismo dice en el brindis que hace en la película, rodada en 1965- mata el último toro de su vida en una plaza, la de “Las Ventas” de Madrid, escenario antaño de sus grandes triunfos, pero en el film significativamente vacía. Antes, en los escasos siete minutos que dura su secuencia, mientras se viste por última vez con el traje de luces, cuenta con brevedad cómo la vida y los negocios no le han sido del todo favorables y vive modestamente de un taxi que le concedió un alcalde, al que agradece su concesión.

Para entender como Nicanor se convirtió en un “juguete roto” hemos de volver a retomar su biografía. La Gurerra Civil, como hemos señalado, se llevó por delante lo ganado con anterioridad, por lo que tuvo que volver a los ruedos para conseguir una posición económica holgada. A su retirada montó un negocio de hostelería que por diversas circunstancias –el socio le robaba- no terminó de funcionar. Apoderó a varios novilleros que le costaron dinero y fue empresario de la plaza de Toledo durante más de 30 años sin grandes beneficios. A esto se unió la delicada salud de su hijo Niqui-Luis, por lo que tuvo que gastar gran parte de sus ahorros en médicos y operaciones que lograron, al menos, que su hijo pudiera salir adelante. Circunstancia que lo llevó, de nuevo, a una difícil situación económica que es la que reconoce en la película. 







sábado, 24 de diciembre de 2016

NICANOR VILLALTA PELICULERO (VIII)


FOTOGRAMA DE LA PELÍCULA
LA HERMANA DE VILLATA TOREANDO

   Como se ve y calificó el propio Nicanor, se trata de un argumento, en sus propias palabras, de “novela blanca”, un guión ideado para su lucimiento y el de su hermana, como ya hemos dicho. En sus citadas Memorias comenta algunos extremos del rodaje, como por ejemplo que lo que más le molestaba era someterse a las sesiones de maquillaje o la conjuntivitis que le produjeron los focos, hasta el punto de tener que dormir con rodajas de patata en los ojos. También cuenta con gracia la primera vez que tuvo que darle un puñetazo en la cara a su antagonista, no midió su fuerza y casi lo deja sin sentido o sabrosas anécdotas de los rodajes con las vacas en la dehesa.
   La película gustó y las críticas fueron favorables, del tipo de la siguiente, extraída del periódico La fiesta brava (3 de enero 1930): 
“El triunfo rotundo, definitivo obtenido por "El suceso de anoche", película en la que el gran torero aragonés se ha revelado como un formidable artista de la pantalla está siendo estos" días en Madrid la nota de mayor actualidad. El Cine Madrid, en donde se proyecta esta cinta, vése a diario invadido por un público ansioso de admirar el arte cinemático de este triunfador del toreo a quien estos días dedica toda la prensa los más calurosos elogios. La popularidad de Nicanor Villalta adquiere en estos momentos proporciones gigantescas, y esclavo de esta popularidad es el propio torero quien se ve asediado constantemente por los periodistas ávidos de reportajes de interés.

O esta otra: 

“Nicanor Villalta, el torero genial que tantas veces electrizó a los aficionados con la magnificencia de su arte y sus arrogancias ante los toros, dando expansión a sus inquietudes artísticas, ha querido probar fortuna en el cine. Y esa prueba que Nicanor ha hecho recientemente interpretando el protagonista de El suceso de anoche, ha puesto una vez más de manifiesto que en su temperamento de verdadero y legítimo artista, late la fuerza avasalladora del triunfador. Nicanor Villalta, figura consagrada en el toreo, se ha revelado en esta película como un formidable actor del arte mudo, mereciendo los más cálidos elogios de la crítica que ha apreciado en él aptitudes extraordinarias para triunfar en la pantalla como triunfa en los ruedos, de las plazas de toros. El éxito definitivo obtenido en la filmación de esa película, que añade un nuevo jalón a la triunfante producción nacional, ha servido para que a Villalta le hayan hecho ventajosísimas proposiciones para seguir cultivando ese arte tan remunerador como el del toreo pero con muchísimo menos riesto.”

El éxito de la película supuso un relanzamiento de la figura del torero y la prensa se aprestó a entrevistarlo.