CASABLANCA

CASABLANCA
FOTO DE GONZALO MONTÓN MUÑOZ

miércoles, 11 de mayo de 2011

TERUEL EN EL CINE (III): PELÍCULAS RODADAS EN ALBARRACÍN Y SU SIERRA.

Fotograma de Alma aragonesa.
   Uno de los territorios más atractivos para la cinematografía nacional es, sin duda, la ciudad de Albarracín y los paisajes de la sierra a la que da nombre, que han inspirado diversos documentales, caso de El Turia, dirigido por Alberto Carles en 1958 para NO-DO, Albarracín (196-) de Emilio Poveda o Sierras altas de Teruel: Sierra de Albarracín (1987), de Manuel Caño, y han servido como inmejorables decorados naturales para películas de ficción como la folclórica costumbrista, Alma aragonesa, versión libre del mito de la Dolores, dirigida por José Ochoa en 1961 y protagonizada por la popular cantante Lilian de Celis.            


           Albarracín también sirvió de escenario para el policíaco titulado Cerrado por asesinato (1962), dirigido por José Luis Gamboa, y en mayor medida para la magnífica, Valentina  (1982), de Antonio J. Betancor, quien adapta para el cine la novela autobiográfica de Ramón J. Sender, Crónica del Alba. En ella se narra la infancia de José Garcés (alter ego de Ramón J. Sender, en la película interpretado por un jovencísimo Jorge Sanz) en un pueblo de  Aragón (un hermosísimo Albarracín, que se convierte en auténtico protagonista de la cinta), su amor por la niña Valentina (Paloma Gómez),  y las relaciones con su profesor y párroco (Anthony Quinn).
Fotograma de Valentina.
   La fiesta de los Mayos de la Sierra de Albarracín fue rodada por Santos Nuñez en un cortometraje documental de dieciséis minutos de duración, Mayos de Albarracín, premiado con 30.000 pts. por el SNE en 1950 y producido por CIFESA, en el que se muestran fundamentalmente las rondas de los mozos por la ciudad de Albarracín.
    Con una duración similar e idéntica tradición, los cineastas turolenses Víctor Lope y José Miguel Iranzo realizan en 1986 el cortometraje titulado Mayumea, en esta ocasión ambientado en el pueblo de Noguera de Albarracín.




    Conocemos de la existencia de un guión escrito en colaboración por Jaime García Herranz, Ángel Mingote y Clemente Pamplona, titulado Sierralta, en el que se exponía una historia de amor construida sobre la tradición de los Mayos de la Sierra de Albarracín (de alguna manera siguen el esquema argumental de la novela titulada Los Mayos del escritor costumbrista decimonónico, Manuel Polo y Peyrolón), que compusieron con la finalidad de presentarla a un concurso de RNE y que, al fin y a la postre, terminaron adaptando para el cine sin encontrar productor.
Fotograma de Valentina.
Para profundizar en el tema se puede consultar el artículo completo en la revista CABIRIA

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada