CASABLANCA

CASABLANCA
FOTO DE GONZALO MONTÓN MUÑOZ

sábado, 7 de mayo de 2011

TERUEL EN EL CINE (II): PELÍCULAS SOBRE LA GUERRA CIVIL EN TERUEL.

A pesar de que ningún plano se rodó en tierras turolenses (se filmó en diferentes poblaciones catalanas y se concluyó en Francia), la película más emblemática sobre la guerra civil en nuestra provincia es la conocida Sierra de Teruel, del escritor francés André Malraux, quien en julio de 1936 creó la escuadrilla de aviación España de la que formaba parte como piloto y con la que sufrió un accidente el 27 de diciembre de 1936 durante un plan de ataque con la finalidad de conquistar la capital. Esta experiencia la  plasmaría en su novela L’espoir[1], editada en Francia a finales de 1937. Al fin y a la postre este episodio sería el que se adaptaría para la gran pantalla dando lugar al mencionado film, en el que intervino como traductor y adaptador el también escritor Max Aub, y cuya acción se centra en la destrucción de un campo de aviación y de un puente en poder de los nacionales, ambos ubicados en la provincia de Teruel.
                                  
                                       

                                      
            La inevitable réplica a la película de Malraux fue Cerca del cielo (1951), de Domingo Vidalomat y guión del turolense Clemente Pamplona. El proyecto surgió por encargo expreso de las autoridades de Acción Católica, que pretendieron homenajear mediante esta biografía hagiográfica a la figura del obispo de Teruel, Anselmo Polanco, y apoyar de esa manera su proceso de beatificación. En ella prácticamente todos sus exteriores fueron rodados en la capital y sus alrededores.

Fotograma de Torrepatida. Paseo del Óvalo.
            En Torrepartida (Pedro Lazaga, 1956), se nos narra una trágica historia de maquis en la que destaca sobremanera el buen uso del entonces incipiente CinemaScope, con el que se capta de forma magnífica los bellos paisajes de Teruel capital, Albarracín y su sierra. Esta película supuso el debut de Antón García Abril como compositor de música para el cine, iniciando con ella su fecunda colaboración con Pedro Lazaga. En este sentido debemos significar que muchos extras fueron actores aficionados turolenses.           
              

Jaime de Armiñán elige Teruel, Albarracín y Caudé para narrar en ¡Jo, papa! (1975) el viaje sentimental del viejo alférez provisional Enrique (Antonio Ferrandis), quien decide, acompañado de su hija Pilar (Ana Belén) reconstruir durante las vacaciones de Semana Santa de 1975 el periplo triunfal que durante la Guerra Española hizo desde Vigo hasta Vinaroz, pasando por Teruel. Esta película incluye algunos desnudos de una jovencísima Ana Belén rodados en el Hotel Albarracín.
             Una de las mejores y más sentidas producciones sobre la guerra civil es el documental de ficción, Tierra y libertad (Land and Freedom, 1995), del realizador británico Ken Loach[2]. El tema elegido por Loach dentro del conflicto bélico español no se había tratado con anterioridad en el cine: la revolución que dirigieron los anarquistas en tierras turolenses con el fin de implantar la colectivización agraria. Utopía a la que pone fin el Partido Comunista. Una parte de la película está rodada en Mirambel, bello pueblo del Maestrazgo turolense, donde tiene lugar la larga escena en la que se discute sobre la colectivización de las tierras, ejemplo de improvisación artística interpretada por una mezcla de actores profesionales y no profesionales, con sonido directo y en dos idiomas, castellano e inglés. 
También los patios del Hogar Comandante Aguado de Teruel sirvieron para recrear un cuartel de instrucción republicano.
Fotograma de Tierra y libertad. Hogar Comandante Aguado.

           

La Fresneda en Libertarias
Las protagonistas de la película Libertarias (Vicente Aranda, 1996), Concha (Laura Maña), Aura (Blanca Apilánez), Charo (Loles León), Floren (Victoria Abril), Pilar (Ana Belén) y María (Ariadna Gil), reclaman ir a luchar como los hombres al frente de Aragón con la columna Durruti para liberar Zaragoza, porque una vez ganada la guerra también querían estar presentes en el nuevo orden social y no quedar al margen; sin embargo, la utopía libertaria dura poco, pues Durruti encarga a su secretario, el sacerdote Jesús (Miguel Bosé),  que se deshaga de las mujeres que luchan en el frente. Al final, los moros del general Franco acabarán con ellas. Libertarias es una película perfectamente ambientada, muchos de cuyos exteriores fueron rodados en el Bajo Aragón turolense: Calaceite, Más Labrador-Valjunquera, La Fresneda, Albalate del Arzobispo, Alcañiz y Valjunquera.
           
                        

           En 1997, Manuel Lombardero dirige En brazos de la mujer madura, película basada en la novela del húngaro Stephen Vizinczey, publicada en 1965. El guionista, Rafael Azcona trasladó la historia de la Hungría de la II Guerra Mundial y los primeros tiempos del comunismo, a la España de la guerra civil y de la inmediata posguerra. De esta forma, el protagonista, Andrés (interpretado como adolescente por Miguel Ángel García y como joven por Juan Diego Botto) se integra en una unidad anarquista en el frente de Aragón y, al acabar la guerra, es rescatado por su madre, comprometida con un importante falangista. Su peripecia vital está salpicada de esporádicos encuentros con distintas mujeres, siempre mayores que él, que van conformando su compleja educación sentimental y vital. Durante el rodaje de En brazos de la mujer madura el obispo de la diócesis de Teruel y Albarracín se negó a conceder el permiso para filmar en la ermita de la Iglesuela del Cid por considerar inmoral la película. Al final, el rodaje acabó trasladándose a Mirambel.
Para una visión más completa puede leerse mi artículo en CABIRIA
[1] André Malraux, L’Espoir, París, Gallimard, 1937.
[2] El País Semanal (8-04-1995) realizó un amplio reportaje sobre la filmación de la película en Mirambel.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada