CASABLANCA

CASABLANCA
FOTO DE GONZALO MONTÓN MUÑOZ

domingo, 9 de octubre de 2011

VICTORIANO REDONDO DEL CASTILLO, EL CHALIAPIN TUROLENSE (II).


Foto tomada de El Mañana (14-11-1929).

Caricatura de Victoriano en  La Villana.
La Libertad (2-10-1927)
En 1926, ya de regreso en España tras su gira Americana, Victoriano volvió a actuar en varias ocasiones con el divo Hipólito Lázaro en diferentes teatros. Mientras tanto, Amadeo Vives había ultimando la composición de su zarzuela La Villana, conocedor de las condiciones vocales de nuestro bajo, pidió a los libretistas, Federico Romero y Guillermo Fernández Shaw, añadieran un papel para su cuerda con un protagonismo importante en la obra. Así, siguiendo sus instrucciones, crearon el personaje de David, mercader judío, el cual, en cierto modo, sustituía al pintor del drama versionado de Lope de Vega, Peribañez y el comendador de Ocaña, para el que el maestro compuso la canción de “Las joyas” y un excelente dúo de barítono – interpretado por Pablo Gorgé- y bajo. El empresario del Teatro de la Zarzuela de Madrid, Francisco Torres, montó la obra reuniendo una compañía de campanillas, la orquesta del Real y un lujoso decorado (debido al gran escenógrafo del momento, José Martínez Gari) y vestuario. De esta forma, el 1 de octubre de 1927, se estrenó la zarzuela, en ella Victoriano desempeñó un doble papel, el del mencionado judío y el del Rey Enrique III de Castilla. La representación constituyó un éxito total de público y de crítica; en todas, absolutamente todas las críticas, se destaca la intervención de Victoriano, no sólo por lo bien que cantó su parte, sino sobre todo por lo acertado de su caracterización y de su interpretación (lo calificaron de “cantante de gusto y magnífico gesto”), al uso y manera del bajo por excelencia de todos los tiempos, un auténtico revolucionario de la escena, el ruso, Feodor Chaliapin. Este papel y la canción que lo acompañaba marcaron en cierta medida su trayectoria futura como intérprete. Con ella recorrió España encadenando éxitos como el logrado en el Teatro Campoamor de Oviedo o en el Teatro Dindurra de Gijón (futuro Teatro Jovellanos).
Caricatura de una escena del segundo acto de La Villana.
La libertad (2-10-1927)

En 1928 estrenó también la zarzuela de Vives, Los flamencos. A partir de este momento, compaginó su faceta de cantante con la de libretista, de manera que el 5 de noviembre de 1929, vio cumplido su sueño de escritor al estrenar Baturra de temple, presentada en el zaragozano Teatro Circo, con música de Federico Moreno Torroba. El 16 de noviembre la ponía en escena  ante sus paisanos en el Teatro Marín de Teruel con enorme éxito.
En 1930 formaba parte de la compañía estable del Teatro Calderón de Madrid, donde en junio participó en el estreno de la zarzuela de Moreno Torroba, María la tempranica. En agosto presentaba ante el público madrileño su Baturra de temple.
Escena de Baturra de temple.
Nuevo Mundo (5-9-1930).
En 1931 siguen sus actuaciones en el mencionado teatro, destacando el estreno de La castañuela, de Francisco Alonso. En 1932, poco después de estrenar la opereta francesa Rose Marie, cayó gravemente enfermo y tuvo que abandonar los escenarios para ya no regresar, pues murió a finales de marzo de 1933, dejando en el cajón varios libretos de zarzuela y a su mujer y a su hijo en una difícil situación económica. Según relata este último, cuando fueron a cobrar del Montepío de Actores la pensión de viudedad correspondiente, no había ni un céntimo, el cajero se había fugado a América con los fondos del mismo. Los sueldos de la época, sobre todo los de un bajo de zarzuela en España, no daban para ahorros de ningún tipo, circunstancia agravada por un año de inactividad y los gastos derivados de su enfermedad. La prensa sin excepción se hizo eco de la situación y dado que el bajo turolense siempre había participado en funciones a beneficio de todo tipo de causas, se sugirió que se le rindiera un homenaje que nunca  llegó a producirse.
Os dejo con uno de los temas principales de su zarzuela Baturra de temple, se trata de un dúo entre la soprano Felisa Herrero y el tenor Delfín Pulido. .
(Están en el disco REGAL, matriz PK-1509-a y b, número K-2092. Gentileza de César Rodríguez Xaixo por medio de Mariano Faci).




video

Para saber más SIEMPRE LA JOTA

No hay comentarios:

Publicar un comentario